(0034) 922 314 640 /42/44 | info@impulsorecords.com

UNA PELEA CUBANA CONTRA LOS DEMONIOS

Disponibilidad: En stock

Código: DVD96482
11,95 €

Dirección: Tomás Gutiérrez Alea. Guión: Tomás Gutiérrez Alea, con la colaboración de José Triana, Vicente Revuelta, Miguel Barnet. Fotografía: Mario García Joya. Música: Leo Brouwer y música incidental: Jesús Ortega, Luis Gómez y su grupo. Edición: Nelson Rodríguez. Sonido: Germinal Hernández. Producción: ICAIC, Cuba. Intérpretes: José Antonio Rodríguez, Raúl Pomares, Silvano Rey, Mares González, Olivia Belizaire, Reinaldo Miravalles, Verónica Lynn, Armando Bianchi, Ada Nocetti, Elio Mesa, Luis Alberto García, Donato Figueral, Armando Suárez del Villar, Carlos Ruiz de la Tejera. Año: 1971. Género: Drama. Blanco y negroFormato pantalla y video: 4/3 (1.66:1). Duración: 154 min. Idioma: Castellano. Para ámbito doméstico. Certificado de Calificación Nº 99.503. NO RECOMENDADA PARA MENORES DE 18 AÑOS. Depósito Legal: TF: 1921-2007. Características Especiales: Menús Interactivos - Acceso Directo a escenas - Extras: Ficha Técnica, Artística, Documentales: El tercer descubridor (1981) Dir. Oscar Valdés (Documental). Muerte al invasor (1961) Dir. Tomás Gutiérrez Alea, Santiago Álvarez (Documental)

En la segunda mitad del siglo XVII, en una villa del interior de la Isla, tiene lugar esta historia, inspirada en la obra homónima de Don Fernando Ortiz.  Para el cura párroco, la situación de la villa y el frecuente contacto de la población con los contrabandistas ingleses y franceses, ofrecen un peligro mayor: la posible contaminación con ideas heréticas. Para mantener la pureza del dogma católico entre los lugareños, el cura propone trasladar la villa tierra adentro, a resguardo de hugonotes y piratas. El alcalde, los regidores y la mayoría de los habitantes se oponen a esta idea, que lesiona sus intereses. Los demonios se desatan cuando el cura, en defensa de sus creencias, insiste en el traslado de la comunidad. Ni el temor a los ataques piratas, ni las bondades que el cura atribuye al asentamiento propuesto convencen a los habitantes a partir.  Cuando el sacerdote parte tierra adentro, arrastrando consigo a muchos pobladores, la villa queda sin auxilio espiritual, a merced de las fuerzas diabólicas. La cruzada oscurantista provoca la muerte y la destrucción.